Tipos de personalidad en un equipo según el modelo de Belbin

No en vano se dice que los opuestos se atraen. Y esta ley no sólo funciona en la vida personal, sino también en los negocios, concretamente en la gestión de equipos.

Si un equipo está formado por personas diferentes entre sí y que pertenecen a distintos tipos de personalidad, pueden compensar sus deficiencias con las ventajas de los demás, multiplicando así su fuerza. Pero, ¿cómo se puede determinar a qué tipo de empleado pertenece cada miembro del equipo? ¿Y a quién necesitas para diversificar tu equipo para que sea lo más equilibrado y productivo posible?

Para ello existe el modelo de Raymond Belbin, desarrollado en los años 80 por un doctor en psicología y asesor de la ONU. Desglosó los roles y funciones que una persona puede desempeñar en un equipo, así como describió sus cualidades de comportamiento y sus debilidades. Conociendo estos tipos, es fácil determinar a cuál pertenecen tus empleados.

Para construir un equipo verdaderamente eficiente y equilibrado, lo mejor es tomar el curso "Forma un equipo ideal. Conviértete en un líder". No sólo aprenderás a contratar a las personas que realmente necesitas, sino también a convertirlas en líderes, a influir en ellas y a gestionarlas eficazmente a través de las reuniones, la cultura corporativa y otras cosas.

Pero también puedes utilizar el mismo modelo de Belbin para formar un equipo: según él, tu equipo sólo tendrá éxito si combina empleados-acción, empleados-mentales y empleados-sociales. Y cada una de estas categorías se divide a su vez en tres tipos.

Funciones orientadas a la acción

shutterstock-1820195135

  • Tipo de personalidad “Shaper”

A estos empleados les encantan los retos y aceptan los desafíos. Suelen ser extrovertidos, bulliciosos e inquietos, se convierten fácilmente en el alma de la empresa y actúan en diversos eventos. Los Shapers son necesarios para sacudir de vez en cuando al equipo, para estimularlo a ser proactivo y no quedarse ahí. Esto es especialmente importante si el equipo ha cometido algún error en su trabajo: los Shapers son un gran motivador para no rendirse y seguir trabajando. Cualquier proyecto es un reto para ellos, por lo que suelen ser adictos al trabajo y resistentes al estrés.

Sin embargo, también tienen desventajas, como la tendencia a discutir, la impaciencia y los bajos niveles de empatía e inteligencia emocional.

  • Tipo de personalidad "ejecutor"

Son empleados que convierten una idea en bruto en un plan paso a paso, seleccionan herramientas que funcionan y consiguen sus objetivos a toda costa. Suelen ser conservadores y disciplinados, y les gusta la coherencia y los enfoques tradicionales. Estas personas suelen quedarse hasta tarde para ayudar a sus compañeros en sus tareas o para hacer revisiones de su propio trabajo. Tienen una gran capacidad de gestión y organización de equipos.

Deficiencias: la escasa adaptabilidad y el propio conservadurismo que impide a los ejecutores introducir nuevas herramientas y experimentar.

  • Tipo de personalidad "Pedante"

El nombre del tipo de personalidad habla por sí mismo. Estos empleados son perfeccionistas y supervisores, todo en uno: suelen asegurarse de que el trabajo se haga con la calidad adecuada y a tiempo, recordando al equipo los plazos y animándoles. Este tipo de empleados son ordenados y atentos a los detalles; un directivo puede contar con ellos con tranquilidad.

Deficiencias: ansiedad elevada e incapacidad para delegar incluso las tareas más pequeñas y no urgentes. A veces, al igual que los ejecutores, carecen de capacidad de adaptación debido a una planificación rígida, en la que puede ser difícil tener en cuenta los cambios repentinos. Sin embargo, con el curso “Cómo crear un equipo de ensueño: herramientas para lograr objetivos comunes”, esto no será ni siquiera un obstáculo: aprenderás a desarrollar tu equipo profesionalmente y a enseñarles las habilidades necesarias para trabajar juntos y de forma productiva.

Funciones orientadas en las personas 

shutterstock-1806741406

  • Tipo de personalidad “Coordinador”

Este tipo de empleado suele ser un líder de equipo tácito, ya que es capaz de asignar tareas y motivar a las personas. Estos empleados son también buenos oyentes y oradores, encuentran fácilmente un terreno común incluso con los colegas más conflictivos y asumen la responsabilidad de los errores comunes, por lo que encuentran rápidamente la forma de corregirlos.

Deficiencias: tendencia a manipular (¡los coordinadores suelen ser buenos psicólogos!) y a delegar demasiado, es decir, a eludir sus propios asuntos y tareas.

  • Tipo de personalidad “ Corazón”

Este tipo también tiene un nombre muy revelador: estas personas, como un verdadero corazón humano, suministran energía a todo el cuerpo del equipo. Proporcionan apoyo moral y físico a los empleados, son excelentes para resolver conflictos y aumentan la eficiencia creando un clima interno favorable. También se les puede encargar la realización de negociaciones comerciales o la organización de eventos de formación de equipos para la empresa.

Deficiencias: A los empleados "Corazón" les resulta difícil tomar decisiones en un entorno de colaboración, a menudo se debaten entre su deber humano personal y el beneficio para la empresa, y son indecisos cuando se necesita una acción brusca y drástica.

  • Tipo de personalidad “Investigador”

Estos empleados son excelentes a la hora de recoger herramientas y recursos, por lo que trabajan bien en conjunto con el tipo "Ejecutor". También son extrovertidos, extremadamente curiosos e inventivos, creativos, con ganas de aprender y descubrir, y les encanta experimentar y aprender. A veces los investigadores no están muy interesados en las relaciones con otros miembros del equipo y dan prioridad a la optimización de los procesos de negocio de la empresa, sin embargo, trabajan fácilmente en equipo.

Deficiencias: los miembros del personal de investigación pierden rápidamente el interés y no son capaces de concentrarse en una sola tarea durante mucho tiempo, y a veces también son irracionalmente optimistas.

Funciones orientados al pensamiento

shutterstock-1438491542

  • Tipo de personalidad “generador de ideas”

Se trata de un empleado innovador, que aporta nuevas ideas y opciones para el equipo. Es a quien se acude para pedir consejo y ayuda cuando la empresa tiene problemas y necesita encontrar la mejor manera de salir de ellos. Los generadores aman los elogios y los cumplidos, pero aceptan las críticas con dureza. También suelen ser introvertidos y prefieren trabajar separados del equipo.

Insuficiencias: los generadores son soñadores por naturaleza, por lo que sus ideas pueden ser poco prácticas o ir más allá de las limitaciones y los recursos disponibles. También tienen poca capacidad de comunicación, lo que puede dificultar el trabajo en equipo.

  • Tipo de personalidad “Analista-estratega”

Son los analistas-estrategas a los que se recurre cuando hay que tomar una decisión importante, ya que son los más capacitados para reunir y analizar la información. También trabajan bien en conjunto con los "generadores de ideas", ya que son hábiles para evaluar las ideas y liberar su potencial. Los analistas son muy perspicaces y objetivos, pero son duros consigo mismos y con los que les rodean. Tienen un buen desarrollo del pensamiento crítico, pero precisamente por ello, al igual que los generadores, sus habilidades de comunicación padecen.

Insuficiencias: la misma falta de habilidades de comunicación y el excesivo desapego del equipo, la baja inteligencia emocional, que aumenta el riesgo de conflicto.

  • Tipo de personalidad “Experto”

Este tipo de empleado también se llama "especialista". Están altamente cualificados y suelen tener una gran experiencia, métodos propios y una marca personal desarrollada. Sus capacidades profesionales son bastante elevadas: son diligentes y laboriosos, muestran los mejores resultados laborales y, por ello, suelen recibir bonificaciones. Su principal tarea en el equipo es mantener su posición como líder del nicho, es decir, actualizar regularmente sus conocimientos y compartirlos con sus colegas.

Insuficiencias: a veces los expertos no saben dónde aplicar sus conocimientos, los desperdician o se centran en aspectos secundarios del trabajo. También son malos para resolver tareas amplias, pero rápidos para resolver tareas pequeñas y precisas.

Entonces, ¿reconoces a tus empleados en uno de estos tipos? Como se ha mencionado anteriormente, lo ideal es que tu equipo combine tipos de tres funciones diferentes para que el equipo esté preparado para cualquier escenario y nunca pierda el control. Saber qué funciones faltan te permitirá ser más específico en tus requisitos de contratación. Y conocer los tipos te ayudará a formar un equipo de forma inteligente y a emparejar a los empleados para que no sólo se lleven bien, sino que también trabajen de manera doblemente eficiente. El curso "Gerente ideal. Estrategia y desarrollo de equipos" será sin duda la cereza del pastel y te ayudará a llevar a tu equipo a la perfección.


Sé el primero en comentar